Tere Iriarte Zudaire

Natural -Altsasu

Residente – Altsasu

Relato extraido de la Bideo/Entrevista realizada a Tere por parte de Altsasu Memoria :

         -Unos meses antes del Golpe  mis padres tenían intención de abrir una tienda en Pasajes (Guipuzkoa), y un dia ellos fueron a Altsasu a por los Muebles quedandome yo con una familia conocida de Pasajes . Estalla el Golpe y me quedo sola en Pasajes  . A los pocos días recibimos orden de evacuar y nos llevan a Miraballes (Bizkaia) , a un Pabellon grande (posiblemente una escuela ) con varias cocinas y donde todos los días comíamos lo mismo “Morokil” , un plato típico de los caserios de Bizkaia.   Mientras tanto mi madre realiza gestiones para localizarle, incluso una reclamación en «prensa escrita», tras  localizarme y poder conseguir un Salvoconducto se dirije a Miravalles, al poco tiempo mi padre que había salido de la cárcel también se acerca y al entrar al pabellón entre tantas niñas  casi no me conocía de lo que había engordado .

   -A mi padre le detienen de nuevo y a mi madre y a mi nos acoge una familia de Mioño (Casto Urdiales) , era un matrimonio muy mayor y una hija . Tenian una vaca y un Burro y tuvieron que sacrificar el Burro para poder comer, mi madre había trabajado en la Carniceria Arteta y sabia como ponerlo en “Cecina” .  Lo triste fue que el anciano casi no podía andar y siempre se desplazaba en dicho burro.   En dicho Lugar teníamos que ir a los refugios cuando comenzaban a bombardear , el refugio era un túnel con una sola boca donde había colchones , mi madre me envolvía en una manta y me abrazaba , la mayoría de las noches estábamos allí y se producían momentos de tensión cuando alguien tenia que “hacer sus necesidades” y tenia que salir, porque tristemente no se podía ir muy lejos . . Durante el dia en el caserio ante cualquier ruido me tiraba de la cama , estaba horrorizada . Yo me puse muy enferma : Sarampión, Escarlatina y una gran descomposición ,mi único alimento era un huevo que me guardaban en un caserio de arriba ,el cual lo batian mezclándolo con algo y me daban.   Al estar en la “Linea de Batalla “ alguna vez íbamos a la Cola del rancho de los Soldados que nos daban Lentejas en unos “pucheros” que llevábamos , estaba en medio del campo y en una ocasión comenzaron a ametrallarnos teniendo que tirarnos al suelo ., mi madre me cubrió y dicen que yo decía _ “Hay Santa Maria …..Dios te Salve Maria..”

-Al llegar a Altsasu nos llevan donde los abuelos de Sozarreta y a mi me tuvo que llevar al hombro “Jose Haundi”  junto a mi madre que  llevaba una maleta grande   . Se me olvido a andar y se me cayo totalmente el pelo.  Una vez que me sacaron a pasear por Sozarreta en plan cariñoso le comentaba mi abuela a una amiga :” Mira aquí viene Tere la difunta.. que aun vive “.

-A los años en casa mi familia nos decía que no hablásemos del tema si estaba mi padre, el sufrió mucho y tenia mal el corazón. Pero lo que mas le marcó para siempre fue el fusilamiento de su hermano pequeño a los pocos días del golpe  junto a dos personas mas    en Aritzalko (Etxarri Aranatz )  ….era su querido hermano pequeño …

Ver :Iriarte Bengoetxea, Jose

Ver :Relacion Mujeres

DOCUMENTO REDACTADO POR :

MARI TERE IRIARTE ZUDAIRE

– Unos meses antes de empezar la Guerra Civil, mis padres, Basilia Zudaire y Manuel Iriarte, decidieron trasladarse a vivir a Pasaia, localidad donde tenían previsto abrir una ferretería. Cuando ya tenían todo preparado para ello, mi madre se vino a Altsasu para realizar el resto de la mudanza, dejándome a mí en Pasaia al cuidado de unos amigos.

– Al estallar la contienda, mi padre, como muchos otros vecinos se fue a luchar, mientras su hermano más pequeño, José Iriarte Bengoetxea se quedó para ayudarle a mi madre a ultimar la mudanza.

-El once de agosto, de 1936, mi tío José se encontraba en Sorozarreta con mis abuelos maternos ayudándoles a plegar unos colchones. Por la tarde, decidió bajar a Altsasu para dar una vuelta junto a su amigo Félix Muruzabal. Iban paseando para encontrarse con unas chicas, cuando les sorprendió un camión de falangistas.

Según parece, tanto mi tío como su amigo, se negaron a contestar al saludo fascista que les hicieron desde el camión, por lo que fueron golpeados y detenidos. (No se sabe si levantaron el puño como respuesta o cantaron alguna canción de los republicanos)

Al anochecer de ese mismo día, hacía las once, mi tío José, su amigo Félix y un militante de la CNT, llamado Miguel Goikoexea, fueron sacados de la cárcel de Altsasu, ubicada en el edificio de “Gure etxea”, y trasladados hasta Etxarri Aranatz. En esta localidad, y más en concreto, en el robledal de” Aritzalko “fueron golpeados y asesinados. Permanecieron sin enterrar durante tres días.

Ese mismo día, once de agosto, mi padre cumplía años.

A la mañana siguiente, mi tía Margarita se dirigió a la cárcel para llevarle algo, y allí le contestaron con sorna, qué no estaba pues le habían llevado a dar un paseo, lo que llevo a pensar a la familia que le habrían matado.

– Mi abuelo paterno, Juan José Iriarte, salió de casa desesperado y al pasar un camión de falangistas corrió detrás increpándoles la muerte de su hijo. Si bien, le debieron de apuntar con los fusiles, no le dispararon.

-Mientras esto ocurría en Altsasu, en Pasaia decidieron evacuar a la población y la familia, a la que mis padres dejaron mi cuidado, se trasladó a Ugao (Miravalles) llevándome a mí con ellos.

-Mi madre junto a su hermana, Nicanora Zudaire, consiguió llegar a Bilbo, pasando mil penurias y allí comenzaron a trabajar en un centro dedicado al bacalao. Por fin, mi madre consiguió un salvoconducto para ir a buscarme, y llego justo a tiempo, pues todo estaba preparado para llevarme en el barco que trasladó a muchos niños vascos a Londres.

-Recuerdo que nos recogieron en una especie de bajera junto con otras muchas personas.

-No sé muy bien cómo, mi madre escribió en una especie de periódico un mensaje en clave destinado a mi padre. Éste se hallaba en Lekeitio, escondido bajo una barca, cuando leyó el mensaje, y se dio cuenta que era para él. Manuel, mi padre, acudió entonces, como pudo, hasta el refugio y fui yo misma quien le abrió la puerta, diciéndole;” aita ha venido la ama”. Él ni siquiera me reconoció, pues tanto era lo que yo había cambiado.

-De aquella bajera, que era tremenda de grande, nos repartieron hacía diversos lugares, y a mí y mi madre nos condujeron a Mioño, un pueblo muy pequeño perteneciente a Castro Urdiales. En aquel pueblico nos acogieron en un caserío. Por las noches y cuando sonaban las sirenas, corríamos a refugiarnos en un túnel con una boca muy grande, cercano al caserío. En cuanto sonaban las sirenas me tiraba de la cama y le agarraba a mi madre aterrada.

En el túnel de Mioño caí enferma de sarampión, escarlatina y descomposición. Mi madre consiguió, ni sé cómo, llevarme hasta una especie de hospital y un médico le dio un jarabe. Estuve muy mal y aunque sobreviví, se me cayó el pelo y no pude andar durante bastante tiempo. Los dueños de un caserío cercano, muy mayores, me solían guardar, cuando podían, un huevo para ver si cogía fuerza. Se portaron muy bien con nosotras.

-Para comer, solíamos acercarnos hasta un retén de soldados, que nos repartían lo que tenían, sobre todo lentejas en un puchero. Uno de los días, por la tarde íbamos por el monte andando y aparecieron los aviones ametrallando. Como no podíamos llegar al túnel, mi madre me tiró al suelo cubriéndome con su cuerpo. Yo, aterrada, gritaba “Santa María, Virgen María”, aunque todavía no sabía rezar.

-Otra vez que nos sorprendieron los aviones, corrimos todo el mundo al refugio y cuando ya estábamos dentro, una madre se dio cuenta que había dejado a su hijo en un hierbin durmiendo y quería salir como loca a recogerlo. Una de las personas que estaba en el túnel se aventuró a salir corriendo, y consiguió coger en brazos a la criatura. Cuando pudimos salir del refugio, el hierbin entero estaba levantado por la metralla, a excepción del trozo donde había estado tendido el niño.

-Cuando por fin pudimos venir a Altsasu, era tal la debilidad que yo tenía, que una persona del pueblo, conocida como “José haundi”, me debió coger a chancarros y me subió a Sorozarreta, a casa de mis abuelos maternos.

Mi abuela Benita, emocionada me llevo por los caseríos presentándome y diciendo; “aquí os enseño a mi difunta nieta que aún vive”.

Me costó mucho reponerme y para llevarme a la escuela me raparon el pelo, pues se me caía y estaba muy debilucho. En la escuela todo el mundo se reía de mí, llamándome en el recreo “mari chico”.

  Hasta bien mayor, cuando oía algún avión me metía despavorida en casa de mis  abuelos, y por mucho que me dijesen qué no era de guerra, no salía de casa hasta el día siguiente y me ponía enferma con diarrea.

-Al caer el frente de Bilbo, mi padre fue apresado y llevado a la cárcel de Santoña. Cuando le concedieron la libertad vino a Sorozarreta, y mi abuela le preparó un baño y quemó su ropa, pues cosida de piojos se movía sola en el suelo.

3 comentarios sobre “Tere Iriarte Zudaire

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s